Desde lo profundo

 

Estoy en un momento de mi vida donde estoy revirtiendo cosas mientras me adapto a cambios.

Su veneno me dejó alucinando en posibilidades, mientras me torturaba, la agonía creció hasta hacerme fantasear con ella apagándome un cigarro en las bolas, mientras soy su víctima atado a una silla en la que disfruto sufrir por su sonrisa sádica.

Tengo objetivos en lo profundo de mi corazón que no van a desvanecer, y aunque me inundo la depresión, frustraciones, stress, no he logrado ahogar mis pensamientos, sino que quedan como el gran temor de todo lo que nunca voy a tener, porque el tiempo pasa, y las cosas parecieran no mejorar tanto como para quien deseo alcanzar. Es el mismo delirio.


Otra tesoro por el cual luchar, otro rumbo, otro destino a donde zarpar, pero sin estrellarme. 

¿Pero cuál estrella me guía?, no es el mismo firmamento ni yo soy el mismo explorador que en los últimos años se fumo los dedos en el espacio, queriendo alcanzar las cosas de la manera equivocada. 

Otra mañana para sonreír, otra mentira para el corazón, otra vez la incertidumbre de si podré volver al mismo lugar pues no sé que me aguarda allá.

Comentarios