Simulaciones lucidas

A veces en este “tratamiento” siento que olvido quien soy, y solo dejo los días pasar esperando las cosas se resuelvan cuando las condiciones para hacerlo todo como debería ser no aparecen.  

He empezado a utilizar las pastillas como refugio para huir de lo que siento, aunque precisamente el tratamiento es la búsqueda a curarme la depresión y lo que somatizo, pero cuando me las tomo fuera de las horas se que estoy abusando. Me ha tocado salir más dormido que despierto más de una vez porque en las mañanas, antes que lidiar con la realidad, prefiero obligarme a más horas de sueño porque de verdad no puedo. 

Estoy seguro, que a este punto, mi cerebro ya está entrenado como respuesta a estímulo a operar sistemas a través de la navegación de menú. Mi subconsciente busca imitar a la maquina.

He empezado a tener sueños más lucidos, donde me encuentro en simulaciones de un Battle Academy, donde puedo guardar las partidas, pero los personajes son conscientes de que puedo acceder al menú a revertir todo, y que tomo la ruta que más me gusta luego de haber explorado a diferentes personajes y su impacto tras elegirlos como compañero en la historia. 

Luego la simulación se llena de errores, y repito escenas como si se tratase de Doki Doki Literature Club ligado con S.A.O. o FATE, donde recorro pasillos infinitos, como cuando golpeas el borde de un mapa, y termino en una habitación que vendría a ser como la dirección o un debug room, donde me explican que los errores de la simulación se han producido porque mi retina ya no es igual con mi cambio de memoria, y eso es lo que ocasiona el error que no permite que como NPC se pueda refrescar la memoria del resto de los personajes aunque se reviertan los eventos. 

Cuando reseteo todo, los personajes regresan como limos a unas capsulas que son el punto de partida, y luego de los errores, incluso si mueren pueden hacer respawn más luego. El resentimiento entre los personajes aumenta su atención hacia mi, mientras yo sigo enfrentando la manera de resolver la ruta a la victoria del juego sin utilizar a los personajes que claramente se convierten en enemigos antes de llegar a la meta.

Los sueños caros que me han dejado los juegos y los residuos de nociones de lo que no consumo o presencio se han vuelto un consuelo ante lo que construye mi subconsciente mientras me obligo a cada día que sigue.

Comentarios