Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2019

Los videojuegos y yo

Imagen
Mano, me mocho una bola a que este que está publicado en e-bay es el mío porque a finales del 2017 tuve que vender el mío porque necesitaba dinero para comprarme un modem nuevo, porque el anterior se me jodió con un apagón y no tenía arreglo. Sospecho que es el mío porque se que hay gente acá comprando las consolas en dos lochas y las venden al doble por Internet, y bueno si, el mío venía con toda la mica rayada del mismo modo que ese. Ay chamo, eso sí fue tremendo peo. Yo empecé a jugar desde carajito, de esos piratas que vendían en los chinos, pero después le lloré a mi mama hasta que no pude y me compró un Gameboy Color ya cuando el Advance estaba saliendo. Con eso jugué Pokémon y Zelda Oracles hasta decir basta y de allí un poco después aprendí a jugar cosas en la computadora y más que nada emuladores hasta decir basta. Después estuve dándole duro a los MMO koreanos, estaba indirectamente con un gentío Otaku cuando yo era el todavía uno de los tipos más pavos de mi área, de fiestas

Tumblr 2009

Imagen
Chamo, de verdad que el Tumblr para nosotros los que veníamos escribiendo desde la época del Messenger y el MySpace fue otro peo, era todo mucho más rápido, estaba lo divertido que era lo de compartir contenido y coño con los memes esa vaina se desvirtuó, ya no había esa necesidad de mostrar el lado más franco de nosotros, sino que era todo más vano, y todo el mundo metido en su lío de avances pues dejamos de subir fotos. Maldito Microsoft cuando mató a Messenger, o sea, de pana se dieron la tarea de despegar a todo el mundo de su costumbre de escritorio, forzar a Skype que a nadie le gustaba con sus soniditos maricos y lo feo que eran los emoticonos, para luego nosotros hablar por Facebook Móvil o WhatsApp cuando estaba empezando. Quizás en algún momento empezamos a darnos cuenta que habían muchos muy metidos en su peo de influencer cuando dejaron de usar Facebook como antes del cambio de plantilla, y se quedaron metidos en Twitter donde las cosas no son tan ordenadas, o en Instagram