Las diferencias entre blogueros, periodistas, e influencers

La pirámide de la Influencia por la agencia Edelman Edigital de Australia.

Aunque las herramientas que utilizan son fundamentalmente las mismas, el periodismo es algo que comenzó como un oficio y una ocupación, la cual luego de ser complementado con los estudios de teorías para el desarrollo social y comunicación de masas, le es permitido al periodista el acceso a los medios tradicionales como lo son el periódico, la radio, la televisión, y en algunos casos hasta el cine cuando se trata de realizar documentales. Normalmente se llega allí tras estudios universitarios que te preparan para ser profesional ante estas herramientas y bajo tutela de profesionales en el campo que con su experiencia te forman en lo que puedes esperar en la carrera.

Un bloguero por el otro lado, es más alguien que teniendo o no buen uso de las herramientas busca hablar de sus intereses, debatirlos, y crear o existir en comunidades en línea donde se compartan hilos de su nicho de interés, que de hecho pueden ser varios, pero esto puede hacer más complejo el desarrollo de la marca personal y el establecimiento del blog a la hora de crear contenido, en lo personal me cuesta muchas veces integrarlo todo pues uso mi nombre en comunidades de juegos, de inversionistas, y de artes, por lo que en mi converge una comunidad bastante única. Ejemplo publicaciones de memes, grupos de chat, e hilos de foros. Como el bloguero viene de ser un usuario orgánico de Internet sus herramientas son el blog, las plataformas de vídeo, las redes sociales, y los foros.

El periodismo también suele resaltar por el hecho de que suele ser la fuente que va de primera mano con la política, la economía, y las problemáticas sociales donde es bastante complicado para la mayoría de las personas desarrollar una opinión fundamentada, pues no cuentan con la misma capacidad de acceso a las fuentes o especialistas que emiten los datos esenciales que se transmiten al público a través de los medios de comunicación. El que narra el noticiero del mediodía tiene su poder indiscutible ante cualquier otro ciudadano en Instagram insultando el capitalismo. 

Por otro lado, el periodismo no solo existe únicamente para esas fuentes, pues los medios también tienen la capacidad de entretener y educar, por lo que tenemos periodistas que dan la novedad sobre las marcas y productos que más nos gustan en categorías o nichos diferentes, como lo son los deportes, o las amenazas ambientales o de seguridad que requieren un compromiso de seguimiento presencial.

Sin embargo hay algo fundamental hoy día, y es que tanto el periodista como el bloguero coexisten con una presencia en la web, usando las mismas herramientas de marketing y de social media para alcanzar al público indistintamente a la información que se le este dando. Sin embargo, suele darse el caso que los medios tradicionales en su gran mayoría cuentan con sitios web para poder monetizar el consumo de sus artículos, y librarse de la limitación del alcance que tienen las redes sociales, por ejemplo que el usuario tenga que crearse una cuenta para seguirlos, o que la red social decida oscurecer las publicaciones de ese medio pues considera su información desacertada. 


Mientras que en los medios tradicionales pueden conseguir con cierta facilidad contratos comerciales de publicidad al aire, esto les permite producir y transmitir Shows de intereses específicos para la audiencia, y que estos puedan consumir los productos que encuentran en la publicidad, esto puede variar desde lo que encuentras en un anaquel de una bodega, como la recomendación de un local en la ciudad que se ubica dentro del rango de donde llega la señal.  

La televisión es indiscutible a la hora de presentar anuncios, la radio la tenemos en nuestros vehículos, y los periódicos aunque cada vez más escasos, ya vienen en formas de artículos digitales como este, los cuales cuentan con hipervínculos, vídeos u otro contenido digital que normalmente no vas a encontrar dentro de la red social. Claro dicho alcance tan grande es monitoreado por leyes y organismos públicos que vigilan para censurar y prevenir el daño a la audiencia, en Internet no, aunque las redes sociales se han vuelto más intolerantes ante lo que permiten, los blogs siguen considerados como deep web. El consumidor del medio puede opacar esto un rato con el contenido de Streaming que puede ser de mejor calidad, pero el ciudadano debe entender que la presencia local y la actualidad se juega a través de los medios.
 
Ahora un ejemplo en los blogs: Luisa le gusta la jardinería, tiene un blog donde publica fotos y vídeos tutoriales de su canal del como van creciendo sus plantas y el proceso de ellas, participa en grupos de Facebook y en Hashtags de Instagram y Twitter con lo que coexiste publicando su progreso o sus inquietudes. Luego de un tiempo ya Luisa y su hobby tienen una presencia establecida tras conectar con personas relacionadas a lo que ella conversa, la conocen por eso, pero no puede continuar dedicándole más a eso sin antes hacer que su hobby le remunere por el contenido que ha creado. Su tiempo en línea y creando contenido debe ser justificado y premiado por aquellos que la apoyan. Es por esto que ella tiene la opción de crear una tienda a través de las redes sociales o a través de su propio sitio web (e-commerce), donde de manera conveniente lo más ideal sería vender porrones, semillas, o fertilizantes escogidos bajo su experiencia y que ella recomienda y certifica. Aquí es donde ya empieza a ser comerciante y a empezar a tener en cuenta el presupuesto para la publicidad y estudiar modelos de negocio (como el dropshipping, print-on-demand, y productos o artesanías hechos en casa).

Lo más importante para destacar en el desarrollo de ambas actividades es la publicidad, y el uso de las plataformas en línea para poder vender productos relacionados al consumo que le interesa a nuestra audiencia. Aquí es donde es clave saber que es un plan de medios, y saber diferenciar el porque usas Facebook y el porque usas Instagram, no hay clave en tener dos perfiles sino que Facebook es el lugar para la comunidad de tu hobby y los amigos, e Instagram es más hacia la presencia de marcas personales y el marketing de contenido con atractivo visual, no necesariamente tus amigos tienen porque seguir tu arte de Instagram si les parece una mierda, o tu canal de juegos si no juegan, o verte posar semi desnudo si no les gustas.

Además, si Luisa tiene su propio sitio web y su canal de vídeos puede monetizar ambos con anuncios o suscripciones a contenido especial, y enlaces de programas de afiliados, de manera que si no está haciendo dinero a través de las ventas de productos, pueda ganar dinero por medio del consumo de su contenido. Claro, ya estamos hablando de que ella ha cultivado bastante su alcance, sea con anuncios, o buscando tener presencia temporal en los medios tradicionales con entrevistas radiales, apariciones especiales en televisión, o en medios digitales que tienen millones de seguidores.

Hasta este punto, ya he abarcado lo que se conoce como Marketing de Contenido o Content Marketing dentro del campo de estudio de la Economía de Creadores o Creators Economy. ¿Es Luisa ya una Influencer?, la verdad esto dependerá de ciertos factores, porque el termino Influencer es bastante mal usado, poco entendido, y relativamente reciente... Lo mismo ocurre con el termino “Blogger” el cual ha sido apropiado por personas que simplemente llevan un Diario Visual a través de los albums o galerías de las redes sociales, más no aportan un contenido informativo o educativo, y solo monetizan su presencia a través del uso de su imagen personal como lo haría una Modelo o un Actor, quienes suelen normalmente ganar dinero a través de eventos, propinas, subcripciones o publicidad en sus sketch. Estos normalmente se ve en Instagram y en TikTok. 

Definitivamente en el marketing de contenido, no hay rival ante el producir tu propia serie de vídeos, ya sea en IGTV, YouTube, o Facebook Watch. Otras contribuciones como publicaciones en el blog, en los foros, o en los grupos suelen ser más profundos por la diversidad de contenido insertado, fugaces, tienen mucho menor alcance, y poco atractivo pues el aprendizaje al ser multimedia es mayor. (Sin duda, yo debería haber transformado todo esto en un guión para YouTube).

Ahora, volviendo al termino Influencer, se debe comprender que es un vocero que genera cambios positivos en la comunidad de la red social, participa activamente en causas benéficas o sociales con el largo alcance que tiene (puede ser de miles o de millones), y se destaca en la calidad del uso de las herramientas que le otorga la plataforma, por lo que ya esta persona ha puesto en práctica todo lo que he mencionado hasta ahora que haría un bloguero para potenciar su presencia y cuenta con el apoyo estratégico del reconocimiento mediático

El Influencer termina siendo ya un status, tras destacarse incansablemente con el llamado a la acción y habiendo generado cambios demostrables en otras personas con el contenido educativo que provee en sus plataformas. Este Status es un resultado mixto de ambas presencias, y normalmente le permite tener acceso a convenios exclusivos de productos y de publicidad con su imagen, tanto así, que podrá encontrar con facilidad el poder crear su propio esquema de marketing piramidal con los enlaces de afiliado, pues su propia comunidad ya le da confianza y están convencidos de los productos que este influencer les presenta para su consumo y beneficio. 

Claro está que Influencer somos todos a pequeña escala como creadores contenido orgánico, pero se han hecho estudios especializados en mercadotecnia precisamente para hacer más efectivo cuales son los elementos y las acciones que debemos realizar a diario para poder maximizar nuestro alcance y beneficiarnos de ello.

Si te interesa tener asesoría con tu marca personal, o desarrollar tu presencia en línea de forma adecuada puedes dejar tu comentario o contactarme para ello.

Comentarios